Complacencia, placer y hombros congelados

16 febrero 2009

Obi-wan dice: hace unos días estaba viendo urgencias (sin cita) con un compañero y un R3. El compañero es también tutor. Yo no diría que es un médico complaciente con los enfermos, pero tampoco trata de ser su enemigo. Si considera que es necesario, bien sea por la clínica, el contexto o el bien de la relación con el paciente, auscultar a alguien que acude con un catarro, lo hará. Si no lo ve necesario, no.

(Una pregunta: ¿alguien sabe en qué situaciones es conveniente, eficaz, eficiente, rentable auscultar a un paciente? Yo no. Pero supondremos que lo sé para poder seguir con el post)

Vino una paciente con un cuadro de ansiedad. La paciente lo había sido en tiempos de mi compañero, pero ya no lo era por cosas de los nuevos cupos. A la paciente le habían realizado una biopsia y una RMN por un tumor abdominal ¡3 meses antes!. Era un tumor de naturaleza benigna pero de gran tamaño, tributario de cirugía. La paciente no sabe de medicina, pero sí nota cómo el tumor va creciendo, se hace palpable y visible,  mientras permanece en una supuesta lista de espera.

Mi compañero y el R3 pasaron a la acción. Llaman al hospital y pidieron hablar con el cirujano de la especialidad X que estaba de guardia. Por supuesto, se resistió.  Sí, recordaba el caso. Habían comentado el tremendo tamaño del tumor. Pero, por sus características, no era suyo. Míticas palabras que los especialistas prodigan y un médico de familia no sabe pronunciar. ¡Ah! ¿Nadie la había llamado?. Deberían haberlo hecho los de cirugía Y. Sin reblar, mi compañero y el R3 pidieron hablar con el cirujano X. Convencieron al residente y finalmente el adjunto de cirugía de guardia se comprometió a darle una cita a esa paciente. Para un cirujano, un tumor abdominal puede resultar aburrido, igual que para nosotros un catarro.

¿Fueron complacientes? ¿O cumplieron con un deber no escrito? ¿Es equitativo que un paciente tope con médicos así y otro no? ¿Le debe eso importar al médico mientras trabaja?

Choca esta historia con otra que he leído en MEDFAM. La aporta Alfredo Zurita, médico argentino bregado en mil batallas.

En 1974 el gobierno federal intentó instalar aquí un sistema nacional de salud, con médicos asalariados full time, reemplazando el sistema de médico contratado por acto por la seguridad social.
Mi estado fue uno de los que inició la experiencia.
Al día siguiente de comenzada, el administrador, no médico, de un hospital me comentó que no funcionaría, por la epidemia de parálisis de hombro de los médicos (??)
Indagué a qué se refería.
Me respondió que había observado que hasta el día anterior, los médicos acompañaban a cada paciente a la puerta del consultorio para despedirlo, y al entrar el siguiente le palmeaban el hombro, afectuosamente.
Había observado que al día siguiente, los médicos se quedaban sentados frente a su escritorio, y se limitaban a gritar “que pase el que sigue !!”
Como esto había ocurrido en el plazo de 24 hs lo atribuía a una epidemia que había paralizado los músculos de los hombros de los médicos que levantan el brazo .., el deltoides ??…

¿Hemos de esperar a que cambien nuestras condiciones laborales para preocuparnos por la salud de nuestros hombros? ¿O deberíamos ejercitarlos un poco más antes de que la anquilosis sea definitiva? Aprovecha, Padawan, que tus hombros aún están sanos.

hombro-1


Anuncios

Darwin

13 febrero 2009

Obi-wan dice: se han cumplido ayer 200 años del nacimiento de Charles Darwin, uno de los gigantes sobre cuyos hombros se aupa la ciencia moderna. Leyendo los comentarios y homenajes que se la han rendido, me ha dado (funesto vicio) por pensar. Puede que no venga a cuento, pero ¿qué enseña Darwin a un médico de familia?

Uno. Darwin empezó a estudiar medicina en la Universidad de Edimburgo, empujado o animado por su padre, médico rural. A Darwin no le gustó y abandonó los estudios. Hay residentes que se quejan constantemente de lo poco que les gusta el estado actual de la medicina de familia. Tienen dos opciones inteligentes. Pueden, si de verdad les gusta la especialidad pero no cómo se encuentra actualmente, seguir adelante y pelear por ello. De las situaciones de caos se sale en ocasiones cambiado y reforzado. Pueden, si no, abandonar la especialidad. Vivimos tiempos de relativa abundancia de trabajo, aprobar el MIR es hoy más fácil que hace años y, salvo que la hipoteca les obligue, pueden volver a intentarlo. Suerte.

Dos. Darwin regresó a Inglaterra de su viaje en el Beagle en 1836. Ya había estado en las Galápagos y observado las variedades de pinzones y tortugas que despertaron su curiosidad. Pero publicó su obra The Origin of Species en 1859. ¡23 años después! Y posiblemente apremiado por la publicación de un artículo con ideas similares por Alfred Russel Wallace. Darwin no corrió a publicar sus genialidades como lamentablemente solemos hacer nosotros en forma de posters impresentables, cartas al director, trabajos mil veces repetidos sobre los mismos temas y revisiones por encargo y por recomendación. Visítense los congresos y revistas habituales y el que esté libre de pecado

Tres. Darwin estableció le teoría de la evolución y su mecanismo basado en la selección natural. Guau. Pero además dedicó su atención a temas tan variados como la formación de los arrecifes de coral, los cirrípedos (¡percebes!), la fecundación de las orquídeas británicas, la expresión de emociones en el hombre y en los animales o a como las lombrices colaboran en la formación del suelo. Fue, podemos decirlo así, un generalista.

Cuatro. Darwin fue un hombre de su tiempo. La idea de la evolución no es original suya. Existía ya en su época una intuición sobre ella. Darwin conoció las ideas al respecto de su abuelo Erasmus, las de Lyell sobre los cambios geológicos, las de Malthus sobre la lucha por la supervivencia, hasta las de Félix de Azara, un exótico español en aquella época, sobre la variedad de las especies animales. Se mantuvo al día, de todos aprendió y de todos supo exprimir lo necesario para sacar sus propias conclusiones. Hoy día, con las múltiples posibilidades que nos brinda la tecnología, el médico que no se mantiene al día es porque no quiere.

Cinco. Fue malinterpretado y sus ideas utilizadas en empresas despreciables. La eugenesia de Galton y de varios países posteriormente, y el darwinismo social son achacables a los que los defendieron, no a Darwin. De igual forma la idea primitiva de la medicina de familia ha sido desvirtuada por generaciones de gerentes y políticos inconscientes. No por los médicos de familia.

Igual no venía a cuento. Pero hoy me apetecía navegar.

frontis


El horror

8 enero 2009

Obi-wan dice: no es el tema de nuestro blog, pero atendiendo a la petición de Rafa Cofiño y porque no somos de piedra, aquí van dos enlaces para recordar que mientras los cabrones que alimentan los odios en todos los bandos aprietan gatillos, botones y linotipias, la gente (nosotros) sufre y muere.

Del blog de Rafa Cofiño: “Durante los ataques, estaba en  calle Omar Mukhtar y he sido testimonio de como un lanzagranadas caía a 150 metros de mí. Había gente intentando socorrer a las víctimas de otro ataque, y el lanzagranadas ha atacado a los voluntarios que socorrían a los heridos. La situación en los hospitales es dramática. Ambulancias, camiones y coches están trabajando al tiempo en el traslado de los heridos a los hospitales y en liberar camas en los hospitales trasladando a los enfermos a sus casas. En el depósito de cadáveres no hay espacio. Falta sangre para hacer transfusiones.  Acabo de darme cuenta de que entre todos los civiles asesinados hoy estaba la madre de un buen amigo del campo de Jabalya.” Eva Barlett (Canadá) del Movimiento Internacional de Solidaridad. (Leer más)

Y, por si acaso, de la no politizada Médicos sin Fronteras: “La ofensiva militar en la Franja de Gaza está afectando de manera indiscriminada a la población civil mientras que los equipos médicos experimentan enormes dificultades para darle asistencia. La comunidad internacional no puede conformarse con treguas temporales, insuficientes para proporcionar una asistencia vital a la población.” (Leer más)

Que la Fuerza nos acompañe.

Padawan: simplemente comentaré que me parece deleznable la situación actual. NO se puede consentir la masacre que está viviendo Gaza.

Que la Fuerza nos acompañe!!!


Deberes de verano

26 julio 2008

Obi-wan dice: aunque imagino que la mayoría de los que pasean por este blog lo hacen también por los suyos, este post es sólo para recomendar dos blogs escritos por médicos de familia que en las últimas semanas han dedicado entradas a sus residentes. Cada uno con su estilo propio, ambos desde el Cantábrico y llenos de pasión, Rafa Cofiño y Juan José Bilbao nos recuerdan que este es un oficio en el que no valen las medias tintas, que se forja a golpes de martillo y abrazos, sonrisas, dolor y toallas limpias.

Así que de deberes para este verano, leer estas tres entradas (Cofiño1, Cofiño2, Bilbao).

Mis huesos y mis ideas andan doloridas. Me enfado más con menos motivos. Es hora de irme de vacaciones. Para cuando esto se publique ya habré gozado de Springsteen y su banda, otros hechos de acero.

Que la Fuerza nos acompañe.


La vida es bella!!!

9 enero 2008

Padawan: Hola amigos!! ayer fue un día triste, muy triste, que vuelve a invitarnos a la reflexión sobre la vida misma en su máximo explendor.

Ayer acabando la consulta de la mañana, nos llamó la Policia Nacional, para que nos personáramos en la carretera X, km Y, para proceder a la certificación de un exitus. Cuando llegamos al lugar, cuál fue nuestra sorpresa al observar que se trataba de un suicidio.

La situación me impresionó enormemente, quizás porque era la primera vez que me encontraba en esta situación, o tal vez la imagen del óbito y la familia al lado, destrozada, llorando de rabia… o todo ello en conjunto, pero la verdad es que ” me entró un mal rollo ” y tuve una sensación que me recorrió todo el cuerpo, bastante desagradable.

Hasta qué punto, una persona se encuentra tan abatida, acorralada, sin recursos, sin ningún pilar en el cual poder apoyarse, para llegar a la determinación de quitarse la vida, y dejar tras de sí una familia con mujer e hijos? …

QUE ME MUERO PORQUE NO MUERO

Vivo sin vivir en mí,

y de tal manera espero

que muero porque no muero.

En mí yo no vivo ya,

y sin Dios vivir no puedo;

pues sin él y sin mí quedo,

este vivir, ¿ qué será ?

Mil muertes se me hará,

pues mi misma vida espero,

muriendo porque no muero.

Esta vida que yo vivo

es privación de vivir;

y así, es continuo morir

hasta que viva contigo;

oye, mi Dios, lo que digo:

que esta vida no la quiero,

que muero porque no muero.

SAN JUAN DE LA CRUZ ( 1542-1591 )

Que la fuerza nos acompañe!!!

Obi-wan dice: Un hombre desfigurado por un tiro de escopeta. Aún sentado en el asiento de su coche. Rodeado de un bosque donde los almendros ya advierten la primavera. Mujeres llorando. Alguna mirada airada. Sin palabras.
Pero dejando aparte las reflexiones médicas y filosóficas que el suicidio conlleva, te diré, jóven Padawan, que cuando uno sale de casa debe ir preparado para todo. Preparado en el aspecto material (aunque uno no sepa dónde meter todo lo que recomiendan llevar) para que no nos suceda como a nosotros, que tuvimos que pedir prestados unos guantes a los de la funeraria. Preparado también en el aspecto mental. Tanto en el exterior de la consulta como dentro los que demandan nuestra atención no son sólo enfermos (o clientes, o usuarios), sino vidas enteras, y lo mismo incluyen un catarro que un cáncer terminal, deseos de quedarse embarazada o rabia por haber enterrado a un hijo, una baja injustificada o una actividad preventiva.
Repito, hay que estar preparado para todo, y a eso no sólo te ayudarán tus conocimientos médicos.
Y ya que citamos obras literarias y temas duros, el que tenga estómago que lea La carretera de Cormac McCarthy. Inolvidable.