Cursitis Aguda!!

7 mayo 2008

Padawan: ¿Cuántos cursos llevamos realizados en 3 años de residencia? ¿30-40? no lo sé, he perdido la cuenta, ¿a cuántos cursos les he sacado provecho? …seré respetuoso con los docentes que han impartido la salvajada de cursos con los que nos han bombardeado y me callaré.

Ha habido cursos de todas clases; interactivos, soporíferos, interesantes, curiosos, de gestión de recursos… Y de temas muy variados; clínicos (escasos), epidemiológicos (excesivos), científicos, de salud pública… Pero, ¿en realidad es necesario tanto curso de cara a la formación de los residentes? Es un tema muy controvertido entre los chascarrillos de los residentes, pero la sensación que tenemos es que nos “obligan” a realizar estos cursos por decreto, sin interesarse lo más mínimo por nuestra opinión, inquietudes…y con finalidades un poco difusas.

En fin, espero que con el tiempo la cosa vaya mejorando, más vale calidad que cantidad!!

Que la fuerza nos acompañe!!

Obi-wan dice: te debes estar haciendo viejo porque, como dice Robe Iniesta, ya empiezas a razonar. Francamente no sé por qué haceis tantos cursos, pero estoy de acuerdo contigo en que son demasiados. Es cierto que hay materias a las que conviene acercarse a través de algún buen curso. Hay pocos padawanes dispuestos a estudiar estadística o epidemiología por su cuenta salvo que la cercanía de un trabajo de investigación le obligue. O la bioética, asunto peliagudo que se empeña en rodearnos y del que los clínicos tendemos a huir sintiéndonos seguros tras cuatro convicciones personales y un par de tradiciones que nos ilusiona pensar que son hijas del sentido común. O la entrevista clínica, un instrumento que bien temperado nos hará salir con bien de las travesías más difíciles (pero no sé si hacen falta dos cursos). O, como he comentado en otras entradas, las bases teóricas y reglas del uso racional del medicamento.

¿Qué cursos quitaría yo? En desacuerdo con lo que suele gustar a los padawanes, quitaría los cursos más clínicos. Y los que venden uso racional y sólo dan media docena de recetas infalibles (para una ITU das esto, para el asma esto otro, al diabético lo de más allá, el riesgo cardiovascular este año se calcula con esta bonita y coloreada tabla) que pueden y van a cambiar con el tiempo. A eso se aprende en la consulta. Hablas con un paciente, detectas un problema que no dominas, te lo estudias. Es el proceso de aprendizaje más sencillo y duradero. ¿Urgencias de pediatría, asma, diabetes? ¿Es que no rotais por esos servicios? ¿No veis niños, asmáticos y diabéticos en vuestro centro de salud?

Quitaría también los administrativos; los tipos de recetas, de partes, de certificados, las EDOs, IT, nada que no puedas aprender y se te vaya a quedar grabado en el transcurso del trabajo en consulta. Unificaría otros: un buen curso de estadística, epidemiología e iniciación a la investigación, también los de búsqueda bibliográfica y lectura crítica (¿no van seguidas las dos cosas?)

Seguiría con los más ideológicos. Si vas a ser médico de familia debes saber de calidad, salud pública, educación para la salud, atención familiar. Por lo menos te tiene que sonar la tonadilla. Otro asunto será hacer esos cursos atractivos.

Se me ocurren varias razones para la proliferación de cursos, que no sólo ataca a nuestra unidad docente si no también a todo lo que se mueve (sociedades, universidades, laboratorios)

– Prestigio: yo es que doy un curso sobre…, soy ponente en tal congreso, tengo un taller de… *.

– Desconfianza: “los jedis son incapaces de transmitir los conocimientos sobre la Fuerza”, piensan las mentes pensantes docentes, en las unidades y en la comisión nacional. “Tenemos que establecer un rígido marco de actuación, eso hará que toda esa cuadrilla de librepensadores no se salgan del tiesto”

– Dinero: sí, pagan por dar cursos, y con algo de suerte te ponen suplente, y si eres amiguete, ¡tú también puedes dar un curso! Además los cursos mueven dinero. El SaAP auspiciado por la semFYC cobra 104€ por curso acreditado más 3€ por diploma emitido. Para conseguir la acreditación y poder realizar el pago, basta con rellenar un formulario ** y reenviarlo, sin tener que adjuntar nada más.

Salud, y que la Fuerza nos acompañe.

* Nota sobre conflicto de intereses: sí, yo también he dado cursos.

** Nota chusca: lo rellené en cinco minutos sin consultar nada del material del curso.


Genograma: ¿realidad o utopía?

22 abril 2008

Padawan: Desde la Unidad Docente de MFYC de Mallorca, nos han financiado un curso on-line, patrocinado por la semFYC, que se titula: ” El uso del genograma en la consulta. Bases teóricas, instrumentos y técnicas de la atención familiar “ realizado por Don Luis de la Revilla. La verdad es que el curso ha sido muy interesante a la vez que instructivo, pero seamos realistas, viendo la demanda que tenemos en las consultas, repletas hasta los topes, con listas de espera interminables y con menos de 10 minutos por paciente, es ser un poco idealista, el creerse que podremos realizar el genograma a nuestros pacientes.

De igual forma, con el megasuperprograma informático de Consulta Clínica que tenemos en Mallorca, el simple hecho de intentar buscar como hacerlo es pura ficción…

De todas formas, como dice el dicho, el saber no ocupa lugar, y toda ayuda o toda herramienta es poca, si con ello nos ayuda a conocer mejor a nuestros pacientes y por ende nos sirve para poder serles mas útiles y resolutivos frente a los problemas que se les presentan.

Que la Fuerza nos acompañe!!

Obi-wan dice: como bien dices, el conocimiento nunca está de más. Aunque se le atribuye a Einstein decir que aún más importante es la imaginación. A lo largo de la residencia el genograma no será la única herramienta de difícil aplicación en la práctica actual que aprendas. Rotas por Vascular y aprendes a usar el Doppler, luego en los centros de salud no lo vas a encontrar (salvo generosidad de algún laboratorio. ¿He dicho generosidad?). Para diagnosticar una insuficiencia cardiaca te exigirán que hagas un ecocardio. Pero pedirlo significa perder al paciente en la maraña cardiológica. Te negarán el acceso a las citologías, o a las RMN, o a lo que se les ocurra.

Te enseñan a realizar y usar genogramas pero te será difícil plasmarlo en la historia clínica electrónica. Encuéntralo, si puedes. ¿No sería más fácil permitir a la informática que agrupe a los pacientes por, por ejemplo, domicilio y luego dejarte a tí establecer las relaciones entre ellos, añadiendo o eliminando familiares? Seguro que algún informático/médico con imaginación sabría hacerlo.

Otro día, en otro post, tenemos que hablar de los millones de cursos que os obligan a hacer.