¿Quién enseña al que enseña?

Obi-wan dice: hace varios años que soy tutor de padawanes. Cuando comencé a serlo tuve que acreditarme, demostrando que cumplía unos criterios fijados por la Unidad Docente. Estos criterios han cambiado en sucesivas reacreditaciones. Yo sigo sin entender algunos de ellos, por no nombrar que con los nuevos criterios puede que nadie cumpla.

El caso es que entre esos criterios no hay ninguno que tenga que ver con mi capacidad como docente. Puedo tener las tarjetas precisas, la demanda demandada, las tiazidas adecuadas, pero nadie se pregunta si sé transmitir lo que yo sé. Y puedo ser perfectamente incapaz de hacerlo, al igual que hay médicos con vastos conocimientos clínicos que no pueden mantener una relación correcta con un paciente.

Y, al menos en nuestra Unidad Docente de Mallorca, nadie se preocupa de asegurarse que alcanzo y mantengo una correcta capacidad docente. Hace unos años cometieron una excepción. Trajeron a Benjamín Franco y José Luis Turabián. Nos ofrecieron un curso singular, interesante, pero no era un curso de docencia, si no más bien un curso para elevarte el ego, que tampoco viene mal.

Me he puesto a buscar por la Red y he encontrado poco. La revista Tribuna Docente, con algunos contenidos interesantes y gratuita en Internet. Un documento de opinión de la Semergen, con indicaciones de en qué se debe formar un tutor y demasiado esquema repetido y sobado (identificar necesidades, métodos, objetivos, planificación, blablabla…). Un curso para tutores de la semFYC que no dudo que será interesante, pero que cuesta 500€ si eres socio y 800€ si no lo eres. Creo que con lo que me van a quitar del sueldo por ser tutor (sí, nos van a quitar tarjetas por serlo, sin ninguna compensación) no podré pagarlo. La Unidad Docente de Zaragoza tiene recopilados algunos artículos en su web.

Y nada más. Mucho portfolio, mucho libro del residente, mucha gansada. Pero la formación del tutor queda en manos del voluntarismo propio. Como siempre.

Que la Fuerza nos acompañe.

Padawan: Es un noble arte el de enseñar, la maieutiké, como decían los socráticos, y como muy bien dice mi jedi, ese arte no se encuentra en cada uno de nosotros, reconozcámoslo, hay gente que no sabe enseñar, pueden ser los más eruditos de la materia, pero hay gente que está negada para enseñar, es como el que no tiene oído y quiere tocar un instrumento, y con esto no me refiero al simple hecho de oír literalmente unos decibelios concretos ( si no que se lo pregunten al sordo de Beethoven y mira las magníficas sinfonías que creó, a parte de su vasta obra ), me refiero al hecho de SABER enseñar, en definitiva, creo que es un don SABER enseñar y ENSEÑAR bien, como dicen los franceses el savoir faire para las cosas.

Por otro lado, estoy contento, porque por fín ha salido el nuevo REAL DECRETO DE LA FORMACIÓN SANITARIA ESPECIALIZADA, en él, a parte de regular la parte contractual y laboral del residente con sus derechos y deberes, aparece el concepto de Unidades Docentes, el tutor sus funciones y nombramiento, entre otras cosas, cuanto menos interesante y por primera vez reglado de forma legal. Sé que todavia faltan muchas cosas por aclarar y definir, pero al menos, se ha dado un pequeño paso para regular el Estatuto del Residente.

Que la Fuerza nos acompañe!!

5 respuestas a ¿Quién enseña al que enseña?

  1. Miguel dice:

    Al gran Obi-wan:

    Como (sufrido) docente, aunque no del ámbito médico como sabes, comparto tu opinión y tus sensaciones hasta la última letra. Humildemente creo que, aparte de degeneraciones, coruptelas y degraciones del sistema, el problema de fondo es que en realidad no hay definido un criterio universal y objetivo de qué es un buen profesional (de la rama que sea) y mucho menos una forma de medir su nivel de excelencia. A falta de eso, nos enfrentamos al dilema de tener que formar no sabemos que. Claro que el sistema funciona hasta ahora, pero es debido a que existe un criterio social difuso y muy grueso sobre lo que esperamos de un buen médico o un buen lo que sea. Criterio que funciona más o menos a nivel estadístico pero que comete grandes errores aplicado a sujetos concretos. Por eso se va mejorando (parece) la calidad global de los profesionales y por eso existen horribles desastres puntuales.

    Muchas veces siento que las nuevas metodologías docentes tan progresistas que se proponen no son sino un correr como locos hacia no se sabe dónde, con mucho trabajo, mucho papel, mucha tontería, mucha actuación políticamente correcta y mucho salir en la foto.

    Pese a todo, sobrevivimos. Y las ganas que tengo de pillarme en verano una casa rural en Tatooine y olvidarme de la galaxia.

    Miguel

  2. Obi-wan dice:

    Como (casi) siempre, de acuerdo contigo.
    Gracias por la visita y el comentario.
    ¡Ah!, conozco a un jawa que alquila habitaciones en un barrio de Mos Espa. Sin jacuzzi.
    Salud

  3. Ernesto dice:

    “Estudios recientes concluyen que formar a otros conlleva riesgos importantes para la salud. Tanto para la física (problemas osteoarticulares, vocales y/o estomacales), como para la salud emocional (dificultades a la hora de afrontar las situaciones debido a niveles elevados de ansiedad, angustia, impotencia o rabia) y, desde luego, también para la salud social del formador (etapas de retraimiento y aislamiento social). Todo ello además, mezclado en un peligroso círculo vicioso causa-efecto, con el consumo de fármacos y sustancias ‘preventivo-curativo-paliativas’ de todo tipo.”

    http://tinyurl.com/6p7y3m

    En unas jornadas de tutores, participé en un taller del autor del libro (José Luís Bimbela) del que he copiado parte de la introducción: Cuidando al formador. Es un recurso más para “cuidar” al tutor.

    Un saludo,
    Ernesto

  4. ROCAMBOLE dice:

    Vuestra labor como tutores, me parece de las mas sacrificadas y menos reconocidas para los que os tomáis en serio vuestra labor.

    Sois como las piezas imprescindibles de un engranaje pero que no llama mucho la atención.

    No os desaniméis, que bastante alicaído está el patio.

    Por cierto, yo también he estado en el curso de Bimbela y al final tuve una sensación de ambivalencia. Muy correcto desde el punto de vista teórico y metodológico pero no tan práctico como yo esperaba.

  5. Ay!!!! Obi-wan.
    Solo puedo decirte lo que me divierto, por arrancar una sonrisa por cualquier cosa jocosa del discente, me doy por satisfecho.
    Después la complicidad y la transmisión no verbal.
    Antes del final la mayeutica de Sócrates y si llegas a este nivel……
    La transmisión del conocimiento crítico.
    Vamos como tú y lo que transciende de este blog.
    Después la amistad y el cariño de todos los discentes…..
    Busca, compara y si encuentras algo mas satisfactorio, cambiate.
    Es la fuerza Obi-wan, esa es la fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: