Domicilios

Obi-wan dice: J. es una de esas pacientes que todos padecemos y no sabemos manejar. Viene apoyada en su carrito, mal arreglada, casi siempre una hora después de la cita. Reclama múltiples recetas cuya posología organiza ella misma sin atender a nuestra opinión e insiste en dolencias para las que no encontramos nombre mientras desprecia el tratamiento de su diabetes. Sus catarros sólo se curan con antibióticos y si hacen falta seis visitas para que nos convenzamos, tendremos esas seis visitas. Siempre se va dejándonos el regusto amargo del trabajo mal hecho.

El otro día puso un domicilio casi cuando nos íbamos. Se había caído el día anterior. Resoplamos y acudimos a su casa. Tiene un patio con decenas de macetas amontonadas y una sombrilla vieja abierta cubierta por una alfombra sucia. Los muebles del interior están desordenados, con los sillones y parte del suelo repletos de ropa. Sobre una mesa varios envases de yogur vacíos, un tazón con restos de chocolate y una botella de vino. Las ventanas están todas con las persianas y las cortinas cerradas (es mediodía). Para llegar a su cuarto es preciso sortear alfombras arrugadas, bolsas de plástico y botellas de agua. El colchón es demasiado grande y sobresale por los pies de la cama. Sobre los muebles del dormitorio más ropa, colonias, jabones, medicamentos y vasos resecos. Yo había estado en su casa antes y el tiempo no había hecho más que empeorarlo todo.

Lo de la caída es lo de menos. Apenas un hematoma en la cadera. La visita nos hace comprender que la situación es mucho peor para ella que la nuestra cuando viene a consulta. Hay problemas, y graves. Ahora lo sabemos, y ha sido gracias a un maldito domicilio de última hora.

La próxima vez que J. venga a consulta nos desesperará lo mismo, pero sabremos más cosas y entenderemos mejor.

Citando a Oliver Sacks (¿aún no lo has leído, joven Padawan?) en el prefacio de Un antropólogo en Marte (Ed. Anagrama):

“La exploración de yoes y mundos profundamente alterados no es algo que se pueda llevar a cabo en una consulta o en un ambulatorio. El neurólogo francés FranÇois Lhermite es especialmente sensible a este hecho y, en lugar de observar simplemente a sus pacientes en la clínica, insiste en ir a visitarlos a su casa, en llevarlos a un restaurante o al teatro, o a dar un paseo en su coche, en compartir sus vidas cuanto le sea posible. (Algo similar ocurre, u ocurría, con los que practicaban la medicina general. Cuando mi padre, a la edad de noventa años, comenzó a pensar con cierta reticencia en el retiro, le dijimos: “Al menos deja de visitar a domicilio”. Pero él respondió: “No, seguiré visitando a domicilio… y dejaré todo lo demás”)”

Que la Fuerza nos ayude a no defraudar a Sacks y obligarle a seguir escribiendo de nosotros en presente.

Padawan: es triste como, la sociedad en la que vivimos hoy en dia; con casas, coches y todo tipo de lujos, sin hambrunas y con una sanidad pública universal, haya gente adinerada, que sobreviva en condiciones infrahumanas….por qué?….síndrome de Diógenes?…bueno y si lo fuera, que? pues muy bien, ya nos podemos poner de nuevo la medalla, por otro diagnóstico, otro nuevo síndrome con nombre propio ( esto era lo más difícil del MIR, aprenderse todos los nombres propios de la Medicina..buff ),…no sería mas bonito y más feliz que J. se fuese a vivir con sus hijos o familiares cercanos, o a una residencia, donde estaria con otras personas que le harían compañia y con las cuales se podría relacionar… esto invita a la reflexión, de las cosas que realmente son importantes en esta vida y no las ” chorradas ” de esta sociedad materialista.
Como dijo Epicurio, son tres las claves de la felicidad: Amistad, Libertad y Reflexión !!!

Ánimos jóvenes Padawans, que Epicurio también era un Jedi !!!

 

 

5 respuestas a Domicilios

  1. Padme dice:

    Felicidades por el blog!!!
    Me impresionó mucho lo de J. porque a veces no pensamos en la horrible realidad de algunas de las personas que vemos a diario,porque son molestos y dan la lata,cuando en realidad piden a gritos atención de la sociedad que está sorda para ellos.Y definitivamente genial lo de Sacks.Un saludo.

  2. Asunción Rosado dice:

    Enhorabuena por la idea que me parece fantástisca y por el desarrollo de las tres entradas. Insuperable la descripción del “Domicilio”, tanto la consulta de J como su casa. Real como la vida misma.
    Asunción Rosado. Méd Familia. Madrid

  3. nato46 dice:

    Sólo cuando entramos a la casa de nuestros pacientes,logramos entender algo más de ellos,y recalco algo más….
    José luis Contreras
    http://serviciodeurgenciapac.blogspot.com/

  4. Luis Lozano dice:

    Enhorabuena. La idea (que quizás algún día os copie) resulta potentísisma.
    Como muchos compañeros estoy convencido que los médicos de primaria tenemos una ventana con unas vistas al mundo como pocos pueden presumir de tener. Pero además los tutores que tenemos la suerte de contar con un residente al lado nos convertimos en espectadores simultáneos de esa realidad y, por tanto, con la oportunidad única de poder contarla de muy distinta manera. Ánimo y seguid escribiendo.
    Luis Lozano. MFyC . UD Mérida.

  5. David dice:

    hola hola!!!
    La idea me parece wena…pero el anonimato no…pq esconderse detras de dos nicks???
    Hay q ser valientes y mostrarse tal cual somos con nuestras virtudes y defectos…
    La idea del maestro y del alumno es una realidad mas q una idea pq lo cierto es q los MIR somos alumnos…y aunq cueste asumirlo los maestros tb aprenden del alumno…y son una motivacion constante…

    Os animo a vencer el anonimato…nos sereis mas proximos!!! …y reales….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: